Aborto: debate y grieta

Aborto: debate y grieta

Alejandra Lazo

10 Abril 2018

0
0
0
s2smodern

Este martes comenzó el debate en comisión del proyecto para la despenalización del aborto. En medio de las numerosas exposiciones hubo cruces que demostraron que la grieta también se aplica a este tema. El diputado Jorge Enríquez ratificó su desacuerdo.


Abogados, especialistas y figuras públicas abrieron este martes la primera audiencia pública sobre el debate de la despenalización y legalización del aborto. Al comienzo de la reunión el diputado nacional Daniel Lipovetzky -conductor de los debates por ser presidente de la Comisión de Legislación General- explicó la metodología que se aplicará en cada una de las audiencias, calificó a este día como “histórico” y celebró comenzar a dar “un debate que nos debíamos” y que “debía la democracia”.

El proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito despenaliza el aborto hasta las 14 semanas de gestación, y habilita a interrumpir el embarazo sin plazo alguno en los casos de violación o donde corra riesgo la salud “física, psíquica o social” de la mujer, o si hay malformaciones fetales graves.

Hubo numerosas exposiciones en apoyo al proyecto. Una de ellas fue la del periodista Luis Novaresio. Desde el atril preparado para la ocasión, se dirigió primero a todos los legisladores, pero luego le habló directamente a la diputada Carmen Polledo, presidenta de la Comisión de Salud.

“Carmen, no pueden permitir que las mujeres ricas accedan al misoprostol y que las pobres sigan con la rama de perejil”, sostuvo.

Luego Polledo pidió la palabra. El presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, a cargo de la coordinación del plenario, se la cedió.

“¿Usted es consciente de que una niña de 13 años que no puede comprar un litro de cerveza en la esquina, y que tiene vedado eso en el proyecto, va a poder ir a pedir sola, sin padre madre o tutor, un aborto? Me la contesta cuando usted quiera”, le preguntó Polledo a Novaresio.

Luego de un receso y tras la exposición de más de una decena de expertos y figuras públicas a favor del aborto legal, llegó el turno de los primeros disertantes en contra de la despenalización. Con distintas cifras y argumentos, y hasta con imágenes de embriones, los invitados buscaron persuadir a los diputados de que no avancen con la ley.

En ese sentido, el diputado nacional por la Ciudad (Cambiemos), Jorge Enríquez, reiteró su “firme oposición a la legalización del aborto, fundada en una enérgica defensa de la vida, que surge de valorar incondicionalmente la dignidad humana. Cuando se trata de seres humanos, no valen las consideraciones sobre ventajas o desventajas, ni criterios de conveniencia económica. Los seres humanos son fines en sí mismos, no medios para el logro de otros fines”.

Para el legislador, “en nuestro ordenamiento jurídico, la vida humana comienza con la concepción. Desde ese momento existe una persona que merece la misma tutela que las que ya han nacido. Por lo tanto, las razones de salud pública que se esgrimen en favor de la legalización del aborto no pueden tener preeminencia sobre la exigencia de respetar la vida de todos los seres humanos. El derecho a la intimidad de la mujer y a disponer de su cuerpo no puede invocarse en estos casos, sencillamente porque un embrión no es un órgano ni un tumor, sino otro ser humano”.

Enríquez concluyó: “No se me escapa que la práctica del aborto existe y que su ejercicio en forma clandestina puede traer graves complicaciones de salud, pero no se soluciona ese problema matando a un ser indefenso. Mejoremos las leyes, facilitemos las adopciones, promovamos una educación sexual integral, capacitemos para la decisión responsable de concebir un hijo, pero no caigamos en la mayor afrenta a los derechos humanos, que sería privar de la vida a una persona sin otro fundamento que la decisión de otra”.

 

0
0
0
s2smodern